Seguimiento de una gran agregación de tiburones que alimenta el turismo de naturaleza

Compartir:

 

Curiosos tiburones nodriza y rayas del sur bailan con un buceador en Shark Ray Alley. Foto: Rachel Graham/MarAlliance

 

El turismo centrado en los encuentros con tiburones y rayas ha aumentado de forma espectacular en todo el mundo, ya que la gente busca cada vez más a los animales que antes temía y está dispuesta a experimentar la emoción de conocer de cerca la gran fauna marina. El éxito del turismo de naturaleza se basa en la previsibilidad, y una forma de aumentar la posibilidad de que los visitantes se encuentren con tiburones y rayas es alimentar a los animales. Esta práctica, también conocida como aprovisionamiento, ha polarizado a los biólogos, que temen que alimentar a los animales modifique su comportamiento natural y también cree expectativas en las que los animales ven a las personas y esperan comida. Hay estudios que apoyan todos estos aspectos, pero en los países en los que se matan tiburones y rayas, los aspectos positivos del aprovisionamiento generalmente superan a los negativos. Los sitios de aprovisionamiento pueden ayudar a la gente a encontrar animales que de otro modo son temidos y proporciona un alto valor no consuntivo para los tiburones y las rayas a través del turismo.

La falta de información sobre muchas agregaciones de tiburones y rayas en todo el mundo se extiende a uno de los sitios de aprovisionamiento más conocidos: el Callejón de los Tiburones y las Rayas en la Reserva Marina Hol Chan de Belice.  Dado que los visitantes de la reserva marina y sus tiburones y rayas superan las 75.000 personas al año, la necesidad de evaluar el tamaño, la demografía, el reclutamiento y la diversidad de especies de la agregación se convirtió en el centro de nuestro estudio de seguimiento a largo plazo. Los métodos son sencillos, y consisten en estudios semanales de vídeo y fotografía de cada uno de los tiburones nodriza (Ginglymostoma cirratum) y las rayas para determinar si la actividad de alimentación ha afectado a los comportamientos y al uso del hábitat de los animales en Shark Ray Alley.

Nuestra investigación en Shark Ray Alley consiste en la recopilación de estimaciones de tamaño y sexo de los tiburones y las rayas. También recopilamos recuentos de la población y la identificación fotográfica de los animales en el lugar. Para recopilar esta información, viajamos al Callejón de las Rayas de Tiburón una vez a la semana, bien con un operador turístico durante su horario programado si hay espacio disponible, o bien con un guardabosques de la Reserva Marina de Hol Chan. Al llegar, hacemos un recuento inicial desde el barco del número de tiburones, rayas y tortugas presentes. También recopilamos y registramos las condiciones ambientales y una serie de otros factores, como el número de invitados, si se utiliza carnada, el tipo de carnada utilizada y el número de otros barcos de excursión en la zona. La mayoría de las veces tenemos dos encuestadores: uno registra los datos y toma fotos de las aletas dorsales en el agua, y el otro utiliza una herramienta de estimación del tamaño con una GoPro conectada para grabar un vídeo submarino de los animales. Aquí continuamos el estudio hasta que la excursión termina o todos los animales abandonan la zona.

 

Los operadores turísticos más responsables utilizan un tubo de cebo relleno de sardinas y bajado al fondo del mar, para atraer a los tiburones y rayas a su barco. Foto: Rachel Graham/MarAlliance

 

Recogiendo esta información, podremos estimar el número medio de cada especie desde el barco y en el agua, los tamaños medios y las proporciones de machos frente a hembras, junto con los datos de ecoturismo, incluyendo el número medio de barcos, cuántos barcos turísticos alimentan/chorrean y cómo los operadores turísticos y los turistas interactúan con los animales, y si tocan o manipulan a los animales (lo que lamentablemente hacen varios).

Las primeras pruebas con el dron de un colega ponen de manifiesto que se trata de un método eficaz para vigilar la agregación de provisiones desde el cielo. Así que nuestro próximo paso implica la compra de un dron que permitirá realizar estudios aéreos replicables para revelar la abundancia de animales y embarcaciones, el comportamiento de los animales en relación con las embarcaciones y nos permitirá tener una imagen mucho más completa de la agregación. En MarAlliance tenemos en marcha nuestra primera campaña de GoFundMe para hacer que el monitoreo aéreo sea una realidad y una ocurrencia semanal con nuestros topógrafos. Si desea apoyar nuestro proyecto Eyes in the Sky, visite nuestra campaña en: https://funds.gofundme.com/dashboard/eyes-in-the-sky-to-monitor-sharks. Cualquier donación es bienvenida.

Está claro que dondequiera que se produzcan agregaciones de tiburones y rayas, ya sean provisionales o naturales, los lugares se están convirtiendo en atracciones turísticas. Con una buena gestión del lugar y una etiqueta de encuentro con los tiburones y las rayas aplicada por los guías y los guardas, como no tocar ni perseguir a los animales, no darles de comer con la mano (utilizar un tubo de alimentación o algo parecido), e informar a los invitados de la experiencia y el protocolo antes de entrar en el agua, estas previsibles agrupaciones pueden transformar el miedo a los tiburones de muchos en aprecio, respeto y administración de estas magníficas criaturas. Y por eso preferimos que un tiburón esté alimentado que muerto.

 

Una simpática raya del sur echa un vistazo a la fachada del fotógrafo mientras tomamos medidas para comprobar el crecimiento en el tiempo.  Fotos: Rachel Graham/MarAlliance

 

Noticias relacionadas...

Belice

El trabajo de MarAlliance con la gran fauna marina icónica comenzó aquí. Ahora, con 24 años de experiencia en el país, seguimos trabajando para la

Leer más

Honduras

Una moratoria sobre la pesca de tiburones declarada en 2011 ha dejado al país sin muchos datos sobre las poblaciones y distribuciones de tiburones y

Leer más